Lactancia

10 frases que una madre lactante no debería escuchar

10 frases que una madre lactante no debería escuchar banner

A nuestro alrededor surgen multitud de expertos sobre lactancia materna cuando amamantamos a nuestros hijos.

Nuestra sociedad está más acostumbrada a ver a un bebé tomando biberón que mamando. Si es un niño que camina, habla y tiene dientes el que toma teta los comentarios fuera de lugar son demasiado frecuentes.

Si eres madre lactante seguro que habrás escuchado varias de estas frases.

  • No lo estás haciendo bien. Colócate así.

Esto es frecuente en los inicios de la lactancia materna. Aunque somos animales mamíferos muchas mujeres no hemos tenido apenas contacto con bebés y mucho menos con otras mujeres que amamantaran a sus hijos. Nos encontramos perdidas, no sabemos si estamos haciéndolo bien. El bebé llora, los pechos se endurecen, los pezones arden. Entonces llegan los “consejos” para que te sientes así y pongas a tu hijo en determinada postura. Un bombardeo de recomendaciones que acaban apabullando y convenciendo de que eres la única madre del planeta que no sabe amamantar a su bebé.

  • ¿Seguro que tienes suficiente leche? ¿Tu leche alimenta?

La baja producción de leche materna suele estar causada por factores relacionados con una mala gestión de la lactancia o por dificultades físicas u hormonales durante el proceso de subida de la leche. La hipogalactia debida a patologías es muy excepcional. La leche materna nunca es de mala calidad y si amamantamos a demanda se produce la cantidad justa que necesita el bebé.

  • ¿Otra vez? Todo el día mamando, deberías ponerle un horario.

El estómago de un bebé es muy pequeño por lo que se llena enseguida. La leche materna se digiere mucho más rápidamente que la leche artificial. Así, un bebé que se alimenta exclusivamente con leche materna tendrá hambre al poco tiempo de haber mamado. La lactancia es a demanda del bebé. Esto significa que daremos el pecho a los 5 minutos, a la hora o a las 5 horas si es lo que el bebé necesita.

  • La lactancia materna es demasiado esclava.

Del mismo modo que las historias de terror sobre partos asustan a muchas mujeres embarazadas, decir esto a una madre que comienza a amamantar a su hijo no es oportuno. Que nuestra experiencia no haya sido buena no quiere decir que para el resto sea igual. Habrá mujeres que sentirán que la lactancia condiciona su ritmo de vida demasiado y opten por la lactancia artificial. Pero somos muchas las madres que lo vivimos de un modo muy diferente. Tener el alimento de mi hijo siempre listo, esterilizado y a la temperatura ideal me ha dado mucha más libertad que cargar con biberones, leche en polvo, agua, esterilizadores y otros utensilios.

  • Pues a mi sólo me dieron biberón y mira lo sano que estoy.

Me parece estupendo. La lactancia artificial es una opción y todo el mundo debería contar con una información completa sobre ella en caso de no querer o poder dar el pecho. Pero dejemos de intentar equiparar ambos tipos de lactancia. La leche materna es el mejor alimento para un bebé. No hay más. La leche artificial permite que los niños que no toman el pecho estén debidamente alimentados y crezcan sanos. Pero ni es lo mismo ni la salud de una persona criada con biberón debe ser argumento frente a la lactancia materna.

  • Si toma teta no va a comer nada y su variante No le des el pecho, así seguro que come.

Cuando los bebés comienzan a comer otros alimentos diferentes a la leche se inicia la alimentación complementaria. Es decir, otros alimentos saludables complementan a la leche materna o artificial, no la sustituyen. A partir del año de edad y de forma progresiva los niños incrementan las cantidades de alimentos sólidos que ingieren sin dejar por ello de mamar.

  • ¿Aún tienes leche? Si a partir del año es agua.

La leche de vaca entera tiene 637,86 kcal/L La leche materna de una mujer que lacta más de un año tiene 879,7 kcal/L El contenido en grasas y energía aumenta significativamente a partir del año. Tras más de dos años amamantando aún no he visto brotar agua de mis pechos.

  • ¿Cuándo le vas a destetar?

Teniendo claro que la lactancia materna es algo que sólo incumbe a madre e hijo/s la pregunta de cuándo se va a destetar no viene a cuento. Sigo sin comprender por qué es un dato interesante para terceras personas.

  • Este niño lo que tiene es vicio.

Otra frase clásica cuando amamantas a un niño que otra persona considera “mayor” para el pecho. Además de alimento la teta proporciona apego y consuelo, algo positivo y beneficioso. Un vicio por definición es el hábito de hacer mal algo o de hacer una cosa perjudicial o que se considera reprobable desde el punto de vista moral. Vicio es fumar, no amamantar a un niño.

  • ¿Aún le das el pecho? y su variante dirigiéndose al niño Con lo mayor que eres, ¿y aún con la teta?

Esta frase está muy relacionada con la de cuándo destetar. Socialmente llega un momento en el que dar el pecho no se asume como lo que es, algo natural. Entonces parece que tenemos que justificar por qué y hasta cuándo vamos a seguir haciéndolo. Que un niño de 4 años vaya en carrito o, incluso, use chupete puede parecer más normal que un niño de más de 2 años tome teta. Los comentarios directos a los niños es ya el colmo de la falta de respeto.

 

¿Has tenido que escuchar alguna de estas frases? ¿Alguna otra que te haya molestado en tu lactancia?


Si quieres más información sobre lactancia materna y estar al día de las últimas publicaciones no olvides suscribirte al blog.

8 comentarios sobre “10 frases que una madre lactante no debería escuchar

  1. Pleno! Sí, he tenido que escuchar todos estos molestos comentarios, en multitud de ocasiones. Y aún seguimos padeciendo el de aún con la teta, cuando se la vas a quitar, eso es puro vicio o peor aún comentarios a la niña de dos añitos de ” deja la reta que es caca” . Mis ojos echaban chispas y puse las cosas en su sitio, con respeto ( estaba la peque delante que si no) pero con mucha claridad.
    Gracias por visibilizar la continúa presión que sufrimos las mamás que optamos por la lactancia materna!
    Un saludo

    1. Los comentarios directos a los niños son el colmo de la falta de respeto. Que nos lo digan a nosotras, en fin, ya deja mucho que desear pero a los pequeños… ¿La teta caca? ¡Madre mía! Gracias a ti por tu comentario. Un abrazo.

    1. Porque muchas personas creen que amparándose en el derecho a opinar pueden decir lo que quieran, sin tacto y sin fundamentos. Además, si contestas de un modo cortante es que “no se te puede decir nada”…

  2. ¡Hola! Creo que me los han dicho todos, empezando en mi entorno familiar -mi propia madre- Me da pena que haya tanto desconocimiento. Más o menos es el mismo que tenía yo, pero no doy nada nunca por hecho y lo cotejo todo y aquí estoy, feliz dando teta. El colmo ha sido cuando me han dicho que el bebé de fulanita de 4 meses es más grande que mi hija de 18 meses… no solo no es cierto sino que la bebé de 4 meses en cuestión está obesa, no han podido darle lactancia materna por un disparate de custodia compartida desde los 15 días de nacida, sufriendo madre e hija… En fin, que yo, aunque paso, con educación y respeto no me callo “ná”. Besitos 🙂

    1. Como dices hay mucho desconocimiento pero eso no justifica que algunas personas hablen cuando no deben. Lo que cuentas del tamaño de otro bebé criado con leche de fórmula también me lo decía una familiar de mi marido. Una niña que pesaba con 6 meses casi lo que mi hijo ahora con 2 años. Veremos cuando esa criatura sea más mayor si no hablan de su sobrepeso criticándola. En fin, opinólogos hay por doquier. Un beso.

  3. A mi, embarazada de mi primer hijo.Y después de contar mi deseo de dar el pecho me dijeron: “No le des teta que se te van a caer”

    A lo que les respondí: Al hacerme mayor se te me van a caer de todas maneras. Porque no voy a aprovechar la oportunidad de ser capaz de crear mi propia leche para alimentar a mi hijo? Me pareció una frase TAN egoísta… Por no decir metomentodo. un beso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Los datos de carácter personal que proporciones rellenando este formulario serán tratados por Ángela Jiménez como responsable de esta web. La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales solicitados es para gestionar los comentarios que realizas en este blog. La legitimación se realiza a través de tu consentimiento. El hecho de no introducir los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorios podrá tener como consecuencia no poder atender tu solicitud. Los datos que facilitas estarán ubicados en los servidores de WordPress (operador de web). Ver la Política de privacidad de WordPress. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en mamalanuguita@gmail.com así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en mi Política de Privacidad y Política de Cookies.