Maternidad

Ser madre con más de 30 años

ser madre con más de 30 años bannerSer madre con más de 30 años

Siempre pensé que era mejor ser madre “joven”.

Por esa energía tan necesaria durante los primeros años. Para tener vitalidad física y mental llegado el momento de afrontar las turbulencias de la adolescencia. Y para cuando los hijos crecen y dejan el nido tener por delante los mejores años de la madurez.

Sin embargo fui madre en la media de edad en España, con 33 años.

Una maternidad cada vez más tardía

ser madre con más de 30 años 1

Son varios los factores que influyen para que seamos madres cada vez más tarde.

La juventud se ha prolongado hasta bien entrada la veintena. Los estudios superiores y los primeros empleos inestables y precarios hacen que independizarse de la casa familiar sea complicado.

Nuestra mentalidad también ha cambiado. Con treinta años nos sentimos jóvenes y libres. Queremos disfrutar de la soltería o de la vida en pareja.

Por otro lado, la plena incorporación de la mujer al mundo laboral ha hecho que formar una familia no sea el único objetivo. El desarrollo profesional que tanto esfuerzo requiere ocupa un lugar importante. Dejar en un segundo lado el trabajo para tener hijos no siempre es una decisión fácil.

Otro factor, quizás menos visible, es la dificultad de quedar embarazada. Las consecuencias del uso de métodos anticonceptivos hormonales y problemas de fertilidad prolongan en el tiempo la búsqueda del embarazo.

Así, muchas mujeres hemos llegado a la treintena sin tener hijos o comenzando a planteárnoslo.

Ventajas de ser madre con más de 30 años

Tener el primer hijo con más de 30 años en mi experiencia tiene ciertas ventajas.

  • Madurez emocional. Cumplir 30 años para mi supuso un punto de inflexión. Una mayor madurez permite afrontar con mayor serenidad las dificultades de la maternidad.
  • Estabilidad de pareja. Existen muchos tipos de familia pero si la decisión es tomada dentro de una relación de pareja, la edad y la solidez influyen positivamente a la hora de tener un hijo.
  • Estabilidad laboral y económica. Aunque el trabajo no siempre es seguro ni el sueldo alto, sí es cierto que pasados los 30 años es más probable que seamos independientes económicamente.
  • Experiencias vividas y proyectos realizados. Con 20 o 25 años tenía muchos planes. Estudios, viajes y aventuras. Cuando decidí ser madre algunos de esas ilusiones se habían cumplido y otras ya no eran tan importantes. Para mí llegó el momento de una vida más tranquila y familiar.

Inconvenientes de ser madre con más de 30 años

Toda etapa en la vida presenta aspectos negativos.

  • Dificultades para quedar embarazada. A partir de los 30 años la fertilidad disminuye poco a poco. Con más de 35 años los riesgos y complicaciones del embarazo aumentan. Personalmente tuve que someterme a un tratamiento de estimulación ovárica tras año y medio de búsqueda.
  • Menos energía. Con treinta y tantos se es joven pero la energía es menor a medida que soplamos las velas. Mi hijo de dos años algunos días puede conmigo. No tengo la misma resistencia ni aguante que hace diez años.
  • Problemas para compaginar vida laboral y familiar. La estabilidad económica que nos anima a tener hijos acaba convirtiéndose en uno de los mayores problemas de la maternidad actual. La conciliación real no existe. Si decides dedicarte a la crianza de tus hijos quedas fuera del mercado laboral. Regresar es difícil siempre pero superando la barrera de los cuarenta mucho más.
  • Menos tiempo para tener más de un hijo. En mi caso la decisión de tener un hijo único está motivada por otras razones pero si quisiera tener un segundo bebé no contaría con demasiado tiempo. El porcentaje de hijos únicos aumenta año tras año y la edad puede ser determinante.

¿Es mejor o peor ser madre con más de 30 años?

ser madre con más de 30 años 2

La edad en la que te conviertes en madre siempre tiene ventajas e inconvenientes. La experiencia personal es lo que marca la diferencia.

Las prioridades, el nivel de vida y nuestras propias necesidades y exigencias cambian a lo largo del tiempo. Todo ello condiciona cómo y cuándo decidimos tener hijos.

Para mí ser madre con más de 30 años me ha permitido redireccionar mi vida dándole un sentido que antes no tenía.

Llegó un poco más tarde de lo que planeaba pero en el momento que más lo deseaba.

Me ha reafirmado como persona. Aunque pudiera parecer contradictorio me ha dado una libertad que antes no tenía.

Y tú, ¿fuiste madre con más de 30 años? ¿Crees que es mejor o peor que serlo más joven? O, por el contrario, ¿tuviste a tus hijos a una edad temprana?


Si quieres estar al día de las últimas publicaciones no olvides suscribirte.

10 comentarios sobre “Ser madre con más de 30 años

  1. ¡Hola! Me ha encantado tu reflexión. Yo al contrario que tú pensaba que siempre era “mejor” ser madre joven, pero con el tiempo fui cambiando de opinión. La pequeña llegó con mis 43 años largos y la mayor 11 años antes. Y entre una y otra ha habido un abismo de mejoría en mi persona en todo. A mi edad “todo me da igual”, entendiendo “todo” por los comentarios ajenos; no dudo ni tengo inseguridad sobre lo que hago o no; 11 años antes no fue así, creo que en muchas ocasiones las decisiones no eran mías, eran fruto de la presión de lo convencional. No cambio por nada del mundo mi falta de energía con mi sosiego, aunque hay días difíciles en los que lloro en soledad bajo la ducha… Lo peor es el abismo de qué pasará cuando quiera incorporarme al trabajo el año que viene que la pequeña ya tendrá dos años o como muy tarde cuando empiece el colegio… ya tendré 46 o más, soy mujer y no quiero emprender, cosa que me harta que me propongan: no quiero apostar los ahorros de mi vida teniendo dos hijas que sacar adelante en un proyecto que puede funcionar o no. No todos hemos nacido para ser emprendedores y no pasa nada, pero este es tema de otro debate… Gracias 🙂

    1. La edad otorga esa serenidad que necesita la maternidad. El tema laboral es algo que personalmente también me abruma un poco ya que, como bien dices, la edad siendo mujer sí es un hándicap. Parece que las mujeres con hijos nos vemos forzadas a ser emprendedoras laboralmente aunque no sea nuestro deseo y eso no funciona. Gracias a ti por pasar y comentar siempre. Un beso.

    1. Ha cambiando muchísimo de una generación a otra. Nuestra madres nos tuvieron muy jóvenes. Mi madre tenía una niña de 10 años a la edad en la que yo iba con la barriga de embarazada a cuestas. 😀

  2. Uy creo que esto es TAN personal… Porque no creo que haya algo ni mejor ni peor, al final, como dices, son las circunstancias. Yo me quedé embarazada con 25 y tenía estabilidad de pareja, laboral, económica y madurez, así que creo que era mi momento.
    Eso sí, como dices lo más importante para mí es que llegue en el momento en el que más lo deseas, porque es duro pero si llega en el momento bueno… ¡es lo mejor de la vida!

    1. La maternidad buscada llega siempre en el momento justo. Cada etapa de la vida tiene sus pros y sus contras pero, como bien dices, es algo muy personal. Un abrazo.

  3. Un post muy claro y muy bien explicado. 😉
    Totalmente identificada, yo también fui madre con más de 30, y aunque es verdad que la energía y el aguante no son los mismos que hace una década, decidimos que fuera así por las razones que mencionas en el post, hoy en día ser m/padre es complicado.
    Pero está bien, la m/paternidad es algo serio y hay que estar muy seguro de que es lo que se quiere para poder disfrutarlo plenamente.
    En mi caso ser madre me transformó y me hizo crecer mucho como persona, y sin duda para mí está siendo un aprendizaje continuo y una experiencia increíble, pero creo que hace 10 años me lo habría tomado de una manera diferente y que quizá lo habría disfrutado menos.

    1. Muchas gracias por compartir tu experiencia y visión. También creo que de haber sido madre una década antes lo habría vivido de un modo muy distinto. Un abrazo.

  4. En mi caso pensé que sería mejor ser madre más adelante, con 36 años durante el segundo embarazo y ahora 38…. Jejeje me siento sin “fuelle” y eso q mis hijos son super tranquilos y obedientes (vamos, q doy más lata yo … q ellos) pero debo estar haciendome mayor porque a las 21:00 estoy q me caigo!!. Pero no cambiaría está alegría por nada del mundo.

    1. Es que los años no pasan en balde! jeje Al final claro que se nota la disminución de energía. Y eso que aún somos jóvenes, pero quizás no tanto para andar detrás de los niños XD

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Los datos de carácter personal que proporciones rellenando este formulario serán tratados por Ángela Jiménez como responsable de esta web. La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales solicitados es para gestionar los comentarios que realizas en este blog. La legitimación se realiza a través de tu consentimiento. El hecho de no introducir los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorios podrá tener como consecuencia no poder atender tu solicitud. Los datos que facilitas estarán ubicados en los servidores de WordPress (operador de web). Ver la Política de privacidad de WordPress. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en mamalanuguita@gmail.com así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en mi Política de Privacidad y Política de Cookies.