Lactancia·Salud

Mastitis infecciosa durante la lactancia. Mi experiencia.

mastitis infecciosa durante la lactancia mi experiencia banner

Sufrí mastitis infecciosa al mes del nacimiento de mi hijo.

En el inicio de la lactancia tuve problemas de agarre que me provocaron dolorosas grietas. Aunque éstas se habían curado sentía molestias en los pezones, especialmente los primeros minutos de las tomas.

Amamantar NUNCA ha de ser doloroso. Si sentimos dolor es señal de que hay algún problema. Puede ser un mal agarre o, como en mi caso, los primeros síntomas de una mastitis.

En este post podéis encontrar información completa de qué es la mastitis, qué la causa y cómo prevenirla y tratarla.

Mi experiencia con una mastitis infecciosa

Una mañana comencé a notar dolor en el pecho derecho. Ese dolor fue aumentando rápidamente. Notaba fuertes pinchazos y al palparme el seno lo noté inflamado y duro.

Recuerdo que estaba dando un paseo con mi hijo y decidí ir a casa porque no me sentía bien.

En apenas una hora pasé de estar bien a sentirme muy enferma.

El dolor se volvió muy intenso, similar a agujas clavándose. Mi temperatura corporal aumentó rápidamente y comencé a sufrir temblores.

Sabía que debía poner a mi bebé al pecho pero no me sentía capaz de sostenerlo. Además, cuando comenzaba a succionar el dolor era casi insoportable.

Cometí el error de aplicar calor en la zona, algo totalmente contraindicado al favorecer el crecimiento de las bacterias. El dolor aumentó.

La situación era muy estresante. No sólo me sentía muy mal sino que el llanto de mi hijo, al que interrumpía las tomas constantemente, me cargaba de culpa.

Contacté telefónicamente con el centro de salud. Apenas podía mantenerme sentada, mucho menos caminar para ir a urgencias. Me indicaron que tomara paracetamol, diera el pecho al niño y, cuando pudiera, me acercara a la consulta.

Como buenamente pude me arrastré a la cama e intenté amantar a mi hijo con gran dolor hasta que ambos nos quedamos dormidos.

Desperté cuando llegaron mis padres a casa. En esos momentos estaba en casi 40ºC de fiebre. El seno estaba muy inflamado, rojo y caliente.

Además del malestar físico me sentía muy angustiada. Me apenaba y asustaba que la mastitis acabara con la lactancia que tanto me había costado instaurar.

Con la ayuda de mi familia me vestí y nos dirigimos al médico. Mi bebé se quedó en casa con su padre, reclamando su teti desesperado y añadiendo dramatismo a la situación.

Afortunadamente, el tratamiento antibiótico para una mastitis infecciosa es totalmente compatible con la lactancia.

Debía seguir dando el pecho tantas veces como lo demandara empezando siempre por el seno afectado. En unas 72h los síntomas empezaron a remitir. El tratamiento antibiótico se prolongó 10 días.

mastitis infecciosa durante la lactancia mi experiencia

Evolución tras el tratamiento de la mastitis infecciosa

Tras este episodio pasé por varias obstrucciones mamarias.

Mi mayor temor era que volviera a reproducirse la mastitis por lo que mi obsesión era vaciar el pecho, ya fuera amamantando a mi hijo o recurriendo al sacaleches.

Especialmente durante los brotes de crecimiento en los que la demanda se incrementa los pechos pueden llenarse y no vaciarse del todo.

El haber pasado por una mastitis me ha hecho ser muy consciente de lo importante que es vaciar el pecho. Por este motivo os recomiendo que tengáis un sacaleches, incluso aunque no necesitéis extraeros de forma habitual.

La mastitis no terminó con nuestra lactancia

A punto de celebrar los dos años de lactancia materna éste fue uno de los momentos más duros. Es la prueba de que una mastitis no tiene por qué ser el final de la lactancia. Se puede superar siempre que sea adecuadamente tratada.


Si quieres estar al día de las últimas publicaciones no olvides suscribirte.

6 comentarios sobre “Mastitis infecciosa durante la lactancia. Mi experiencia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Los datos de carácter personal que proporciones rellenando este formulario serán tratados por Ángela Jiménez como responsable de esta web. La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales solicitados es para gestionar los comentarios que realizas en este blog. La legitimación se realiza a través de tu consentimiento. El hecho de no introducir los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorios podrá tener como consecuencia no poder atender tu solicitud. Los datos que facilitas estarán ubicados en los servidores de WordPress (operador de web). Ver la Política de privacidad de WordPress. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en mamalanuguita@gmail.com así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en mi Política de Privacidad y Política de Cookies.