Lactancia·Salud

Crisis del año en la lactancia materna

crisis del año en la lactancia materna banner

Durante la lactancia materna podemos enfrentarnos a varias crisis o brotes de crecimiento.

La crisis del año

crisis del año en la lactancia materna 1A los 14 meses amamantando a demanda vivimos un reajuste en la lactancia.

Sabía que cuando superara el año de lactancia me tendría que enfrentar a pocos o muchos (siempre demasiados) comentarios: El niño ya va siendo mayor para tomar teta, Ya tiene un año, ahora le destetarás ¿no?, Ahora tiene que comer yogures y leche de vaca, no teta.

Ante esta circunstancia estaba preparada. La lactancia es cosa mía y de mi bebé, nadie más tiene voz ni voto.

Las tomas comenzaron a ser más prolongadas y, por momentos, me sentí como si tuviera otra vez a un recién nacido, demandando y mamando incansable.

Se “rebelaba” durante algunas comidas, tirándola al suelo, picoteando sin tomar mucha cantidad, incluso rechazando algunos de sus alimentos preferidos.

Aunque realmente esto último no fue para mi motivo de preocupación, ya que el hecho de que mamara más me garantizaba una correcta nutrición, es un aspecto que puede resultar bastante problemático cuando surgen dudas respecto a la correcta alimentación del bebé.

En este punto es cuando llegan a hacer mucho daño comentarios tipo “Cuando dejes de darle teta comerá” o “Como sabe que hay teta, no come”.

¿Qué ocurre?

crisis del año en la lactancia materna 2Aproximadamente al año de edad el ritmo de crecimiento se ralentiza y, por ello, disminuye su necesidad de comer. Regulan la cantidad de alimentos que ingieren pero siguen mamando porque la leche les aporta la mayor parte de nutrientes que necesitan.

Entre los 15 y los 18 meses vuelve a acelerarse el crecimiento y comerán más.

¿Cómo afrontamos la crisis del año?

Como todas las demás. Con paciencia y mucho amor. Teniendo claro que es una etapa propia del crecimiento saludable de nuestros hijos.

Personalmente cuando se presentó me pilló un tanto desprevenida porque me encontraba muy cómoda con la lactancia. Por otro lado, tuvimos un ataque de mordiscos ante el brote de varios dientes y una pequeña huelga de teta (habrá post aparte para explicar cómo la superamos).

Progresivamente se están regulando las tomas y las comidas, aunque hay días que no come apenas y mama mucho y otros en los que come pero no mama en todo el día y durante la noche pide cinco veces. También pasamos días muy equilibrados.

Cuando creemos que tenemos “controlado” algo, ya sea la lactancia, la alimentación, el sueño o las rutinas pasa algo que nos pone todo patas arriba recordándonos que no hay reglas ni certezas en esto de ser madres y padres.

Y tú, ¿has pasado por la crisis del año en la lactancia materna?


Si quieres estar al día de las últimas publicaciones no olvides suscribirte.

11 comentarios sobre “Crisis del año en la lactancia materna

  1. Muy bueno el post!!! Yo a esta crisis le tengo particularmente miedo a cuando venga, porque como bien dices ya no son bebés, y nuestra Instensita puede ser todo un huracán, incluso en ese momento que se supone que es tranquilo relajado. Mucha paciencia y mucho amor! Sabes que lo estás haciendo genial y lo que digan por ahí, duele, pero no debería importar!

    1. La crisis del año apenas se tiene en cuenta, probablemente porque el porcentaje de madres que seguimos dando el pecho a partir de los 12 meses es bastante reducido. Además, nos pilla en un momento en el que ya tenemos el asunto dominado y es una sorpresa encontrarse con este reajuste. Sólo puedo decirte que, si se presenta, tengas mucha paciencia y también te adaptes al nuevo ritmo. Cuesta, no voy a engañarte, sobre todo estas noches de tomas infinitas y constantes, pero si hemos decidido dar este regalo tan valioso a nuestros hijos podemos enfrentarlo con mucho amor.

  2. ¡Hola! Qué bien tenerte unos meses por delante porque parezco primeriza… Ya con 7 meses que tiene la pequeña recibo comentarios de por qué le doy teta todavía… lo que me espera entre una cosa y otra 🙁 Seguiré con atención estas publicaciones, porque me conozco la teoría pero la práctica es otra cosa y gracias a madres expertas como tú me siento acompañada. Muchos besos 🙂

    1. Los comentarios sobran siempre, da igual que sea a los 3 meses, a los 7 o a los 15. La lactancia sólo incumbe a mamá y bebé así que, oídos sordos y a seguir haciendo lo que deseéis y durante el tiempo que queráis. Respecto a la crisis, bueno, es una etapa, más inesperada quizás porque ya a estas alturas nos sentimos “maestras de la teta” pero totalmente superable. Un besito.

  3. Yo he tenido bastante suerte porque nunca he notado ninguna crisis de nada, ni lactancia, ni sueño, ni crecimiento. Pero si es cierto que él, siempre, está enganchado a la teta. Si estamos fuera de casa no tanto pero en casa es un horror. Como esté en el sofá el se sube encima y teta todo el rato.

    1. La teta es su alimento, su consuelo y su juguete. Muchas veces me acuerdo de una viñeta que circula por las redes en la que se muestra cómo ve un bebé a su madre: dos enormes pechos con piernitas y brazos 😀 jajaja

  4. hay gente que le hecha la culpa de todo a la teta!! ” cuando deje la teta dormirá” “pero aun te sale leche?” “tendra pelos en los huevos y aun mamara” “como va a comer si se pasa el dia en la teta” y un etcccc de comentarios que voy tragando 😠😠😠
    vamos hacer 14 meses de lactancia y no tengo intencion de dejarlo

    gracias por tu blog!! te sigo por insta y siempre te leo por aqui 😘😘😘😘

    1. Gracias a ti por leerme y comentar. Realmente a mi me importan poco las opiniones ajenas pero es cierto que, en algunos casos y en determinados momentos como durante una crisis, pueden hacer daño y crear dudas en algunas mujeres. Un besito.

  5. Que lindo post, totalmente identificada. Yo tengo un niño de 3 años y medio y, aunque al principio tuvimos dificultades, lactó hasta los 3 años dos meses. También tuvimos estapas complicadas propias de su evolución y crecimiento psicológico. Y cuando las “opinólogas” comentaban o preguntaban, por qué o hasta cuándo, sí respondía fuerte y claro: porque así los tres (mi esposo incluido) estamos felices y hasta cuando mi bebé y yo lo decidamos.
    Felicidades para todas!

    1. Enhorabuena por esos maravillosos 3 años amamantando a tu hijo. A partir de cierto momento parece que se abre la veda para dar opiniones y comentarios no pedidos pero, como bien decías, es algo que sólo atañe al núcleo familiar. Un abrazo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Los datos de carácter personal que proporciones rellenando este formulario serán tratados por Ángela Jiménez como responsable de esta web. La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales solicitados es para gestionar los comentarios que realizas en este blog. La legitimación se realiza a través de tu consentimiento. El hecho de no introducir los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorios podrá tener como consecuencia no poder atender tu solicitud. Los datos que facilitas estarán ubicados en los servidores de WordPress (operador de web). Ver la Política de privacidad de WordPress. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en mamalanuguita@gmail.com así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en mi Política de Privacidad y Política de Cookies.