Maternidad·Reflexiones

No hay horarios con un recién nacido

no hay horarios con un recién nacido banner

Un recién nacido trastoca toda rutina que pudieras tener antes de su llegada.

Rutina (casi) imposible con un recién nacido

Aunque poco a poco se establezcan ritmos y ciertas rutinas muchos bebés tardan meses en regular los ciclos de sueño y vigilia.

 

Los primeros días en casa con un recién nacido esta situación es caótica.

Un día llegaste a Urgencias del hospital dejando una vida más o menos organizada y planificada. Cuando volviste a casa todo eso había desaparecido.

Cuanto más cuadriculada y rígida sea la rutina familiar, más marcada por horarios y actividades, más complicado será adaptarse a ese nuevo ritmo.

Entender, asumir y adaptar

no hay horarios con un recién nacido 1

Lo mejor es asumir rápidamente que un recién nacido no tiene horarios.

No pueden saber a qué hora vas a desayunar, comer o cenar. Lo más probable es que tengas que dejar la comida en el plato y recalentarla para comer más tarde.

Un recién nacido no diferencia la siesta de las once de la mañana de cuando es de noche. Duerme cuando tiene sueño. Muchas veces querrá dormir y no podrá.

Incluso si tu bebé es de los de tipo dormilón tendrá períodos de sueño algo más largos pero no serán estables ni regidos por horarios.

Es poco realista que un bebé de días o semanas se quede dormido a las ocho de la tarde.

Entender, asumir y adaptar horarios y rutinas hasta alcanzar el equilibrio.

¿Cuándo mejorarán las cosas?

 

no hay horarios con un recién nacido 2

En mi caso cuando volví a respirar, buscando momentos de relajación para reencontrarme conmigo misma.

El cansancio acumulado, los temores y la tensión hacen difícil ser flexible pero es un trabajo que da sus frutos.

Tener mucha paciencia y ser flexible.

Aceptar que es una etapa de reajuste personal y familiar.

A fin de cuentas es un período muy corto y lo mejor que podemos hacer es vivirlo del modo más relajado posible.

La etapa de recién nacido de nuestro bebé es muy corta y cuando te quieres dar cuenta ha pasado. Disfrútala.


Si quieres estar al día de las últimas publicaciones no olvides suscribirte.

11 comentarios sobre “No hay horarios con un recién nacido

  1. La vida patas arriba es poco.. Mi gran problema fue no dormir cuando lo hacia ella. Me cuesta muchísimo dormir y llevé bastante mal los primeros meses. El cansancio se acumula y es horroroso. Y siempre hay cosas por hacer… Lo mejor es relajarse aunque a veces es complicado con la gente que va y viene. Pero si la cosa va mejorando (menos mal) 😉

    1. Bufff eso de dormir cuando duerme el bebé es más que complicado porque es el único tiempo que te deja para hacer alguna cosa. Yo cuando duerme parece que me dan un chute de algo y voy correteando por la casa haciendo todo lo pendiente XD
      Un besote :*

  2. Muy bien explicado, es que hay muchas cosas que parece que nos las han vendido siempre de otra forma y no estamos realmente preparados para lo que va a ser. Me gusta mucho el final, también, me recuerda a una amiga a la que visité unos meses después de tener a su hijo y me contó lo horrible que había sido el primer mes, y al cabo de un rato, creo que incluso sin darse cuenta, me dijo con nostalgia que echaba de menos eses primer mes en el que era tan pequeñito, jejeje. Me pareció super dulce que me estuviera diciendo que echaba de menos una etapa que ella misma me acababa de decir que había sido horrible 😉

    1. Es cierto! El primer mes y medio lo pasé realmente mal pero parece que sólo he guardado en mi interior lo bonito de aquellas primeras semanas. Por eso se repite con eso de la maternidad, jejeje Pues acabo de abrir cuenta en Facebook: Lanuguita Lanuguita 🙂

      1. Pero has creado una cuenta como de una persona en vez de una Fanpage, no? Ji ji. Bueno, yo te he añadidi, pero como yo lo que tengo es Fanpage he tenido que hacerlo con mi cuenta privada. No tenías cuenta de Facebook? 😜

  3. Pingback: Estar presente
  4. La verdad es que la mejor forma de llevarlo todo es dejarse llevar por el ritmo del bebé, porque es más fácil que nosotros nos adaptamos a él, que él a nosotros (esto es casi imposible). A veces creo que nos cuesta mucho dejar el día fluir, o al menos a mí. Por aquí sigo intentándolo a día de hoy 😉

    1. Totalmente. Estamos tan agobiados muchas veces con el “tengo que” y los tiempos que se cuesta dejar que las cosas vayan sucediendo de un modo natural. Pienso que seguir el ritmo del bebé puede ayudarnos a relativizar y plantearnos la vida de otra manera.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Los datos de carácter personal que proporciones rellenando este formulario serán tratados por Ángela Jiménez como responsable de esta web. La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales solicitados es para gestionar los comentarios que realizas en este blog. La legitimación se realiza a través de tu consentimiento. El hecho de no introducir los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorios podrá tener como consecuencia no poder atender tu solicitud. Los datos que facilitas estarán ubicados en los servidores de WordPress (operador de web). Ver la Política de privacidad de WordPress. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en mamalanuguita@gmail.com así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en mi Política de Privacidad y Política de Cookies.